Sobre el 4º Bazar Manos Mexicanas

Manualidades escrito por

Este mes en el mundo del craft tapatío se llevó a cabo el Bazar Manos Mexicanas, un evento que tuvo de todo; buena música, comida riquísima, moda, artesanía, muebles, juguetes y…
¿Quieres saber más? Te recomendamos seguir leyendo para conocer más de los expositores y hasta aprender unos cuantos tips para vender tus productos… 

El 5 y 6 de octubre arrancó este espacio único en Guadalajara por mostrar y difundir una diversidad de productos artesanales, desde macetas y pantallas de lámparas pasando por muebles hasta juguetes para gatitos. Desde las 12:00 horas del día comenzaron a llegar los asistentes a tocar, probar y comprar.

 

Cuando llegamos al lugar nos encontramos con la organizadora Paulina Ramos, una joven diseñadora de 28 años. Ella comenzó con el bazar en el 2010 invitando a sus amigos y a diferentes diseñadores por medio de convocatorias que subió a las redes sociales.

Edición tras edición, ha tenido un número creciente de expositores llegando a más de 40 en esta ocasión. Siendo una chica tan joven quisimos saber ¿por qué su idea de organizar este bazar?

“Yo diseño ropa y estaba buscando una plataforma para poder mostrarle a la gente lo que hago, se me ocurrió hacer un bazar no solo por mí sino también para apoyar a gente que también tiene productos creativos y que como yo, quieren mostrarlos” Nos contó Paulina.

El bazar en sí tiene como base presentar creaciones de diseñadores mexicanos que usan productos nacionales, convocando desde artistas de joyería y accesorios, músicos, chefs, distribuidores de productos artesanales, entre otros.

“A ver si la siguiente sede puede ser en un lugar más grande para poder invitar a más gente… Cada vez asisten más personas al bazar y eso está perfecto” Dijo Paulina.

Siendo una joven tan movida en el mundo del diseño y el Do It Yourself, le preguntamos sobre lo más difícil que ha tenido que experimentar en las cuatro ediciones que ha organizado del Bazar Manos Mexicanas.

“En una edición nos llovió y no nos fue tan bien, entonces pensé en hacer más publicidad e invertirle más al proyecto” Dijo la diseñadora.

Dicho y hecho, Paulina organizó el bazar de tal manera que los expositores quedaron protegidos de los elementos con toldos.
Nos dimos cuenta que todos los expositores reunidos en el bazar tienen algo en común, son personas que le apostaron a sus propias manos, son artistas, creativos, manuales y de hecho, fuimos a platicamos con algunos de ellos. 
¿Quién no quisiera un Minion de estambre? Estos peluches tejidos con técnica de amigurumi son hechos por las manos de Marisol,  quien dejó su trabajo de tiempo completo para cumplir con la lluvia de pedidos que comenzó a tener ¿valiente no?

“No me anime a entrarle a la venta hasta que los pedidos rebasaron mi tiempo, entonces me metí de lleno y ahora me dedico a esto” Dijo la expositora.

Con ayuda de nadie más que del café, Wiley ha llegado a elaborar 20 muñecos de amigurumi en una sola semana, así de cariño le tiene a su trabajo. Para ella el cliente es primero, entonces a veces tiene unos cuantos desvelos y dedos hinchados de tanto tejer; pero no todo es malo, ¡a ella le encanta! 

“A cualquier persona que esté interesada en emprender un negocio de manualidades le diría que hay que animarse y echarle ganas, aventarse el tiro como dicen.” Dijo Wiley

Wiley convirtió su hobby en negocio porque realmente le gusta lo que hace, y eso se refleja en las piezas tejidas de personajes como Mario Bros, Yoda de Star Wars, Hello Kitty y demás… Los primeros clientes notaron eso y ¡boom! Nació Peluchines.

Otra emprendedora que conocimos fue Carolina Gutiérrez, quien hace accesorios corporales con materiales reutilizables para su marca, StillNature.

“El concepto es reutilizar materiales y promover el aprovechamiento de recursos para poder ayudar al cuidado de la naturaleza” Dijo la expositora.

La historia de Carolina es parecida a Wiley, también comenzó a hacer sus diseños por hobby; sin embargo, Carolina se enfoca a la educación ambiental a través de su producto (por cierto, además de diseñadora es educóloga).

“Empecé hace aproximadamente 8 años a manera de pasatiempo, ya después aproveché para hacer mi línea y hacer renombre a lo que quiero promover, una conciencia para el cuidado de la naturaleza” Dijo la diseñadora.

Según Carolina, la clave para convertir tu hobby en un sustento es tener claro lo qué quieres comunicar, apegarte a esta misión (y pasión) para que en vez de ser un negocio tedioso sea algo que te llene de entusiasmo y además puedas vivir de ello.

“Muchas veces tenemos un negocio que no nos apasiona y hacemos cosas por ganar dinero aunque no estemos tan contentos” Dijo la educóloga.

El meollo de hacer una artesanía según Carolina es el balance entre las piezas únicas y las de repetición que buscan los consumidores. 

“Como productora a veces la gente me pide piezas seriadas, así que tienes que tener las dos partes, lo único y lo seriado, todo depende del cliente” Dijo la expositora.

A la salida del bazar no pudimos evitar ver unas macetas artesanales que nos llamaron mucho la atención. De ahí entrevistamos a Luisa Fernanda Nava, emprendedora de este negocio llamado Cocinabazar.

Siendo todo mexicano al 100%, la mayoría del producto es artesanal. Las piezas llegan de León Guanajuato para venderse en la tienda que Luisa maneja en Guadalajara, Jalisco. 

“Yo viajando por el interior de la Republica me encontré con las macetas y me encantaron… Como yo estaba estudiando para Chef quise traerlas a Guadalajara. Pronto me puse en contacto con los fabricantes, vi su trabajo artesanal, vi todo el proceso de producción, me encantó el involucramiento de los artesanos y me enamore también de ellos” Dijo la emprendedora.

Nava lleva solo 6 meses en el mundo de la producción artesanal y según ella, un tip principal para dedicarse a lo que ella hace, es tener la certeza del proceso de producción y su respaldo, ya que no es lo mismo trabajar con un producto seriado a un producto hecho con las manos de un artista. 
“Creo que los productos artesanales tienen alma, tienen la emoción, el entusiasmo y la motivación de quien está trabajando en ellos. El que hace una manualidad está en un estado de contemplación y conciencia al momento de fabricar su artesanía, entonces detrás de cada pieza hay un momento presente, hay un ahora impreso” Dijo la Chef.

Otro tip interesante fue el hecho de aceptar que cuando una persona emprende un negocio, no todos los días son buenos, hay días donde te vas a levantar desmotivado(a), pensando que el día anterior no se vendió tanto o que no llegó el producto a tiempo; Luisa sin embargo es positiva.
“Lo más relevante es que busques el gusto que en ti provoca tu trabajo, rescatar un solo momento en que pudiste compartir un momento de gusto en tu labor, y reproducir ese momento para poder compartirlo” Dijo Nava.
Luego de terminar la entrevista con Luisa Fernandez Nava seguimos caminando por el bazar, ¿quieres saber qué encontramos? sígue leyendo aquí


texto por: Mariana García